Nuevas añadas de Sauvignon Blanc y Dulce Menade

Los vinos elaborados con la variedad Sauvignon Blanc han estrenado añada en Bodegas Menade.

 

Menade Sauvignon ha sido el primer vino de la bodega en salir al mercado. La añada 2017 se caracteriza por los marcados aromas propios de la variedad, que ya se sobresalían en el mosto por encima de todo, fruta de la pasión y papaya. En nariz es fresco y destaca la albahaca y el cilantro.

 

Dulce Menade, por su parte, es un vino más exótico e igualmente varietal, donde predominan los aromas a fruta blanca. El azúcar residual que contiene, 80 g/l, contrasta con la acidez marcada por la climatología de la región y la composición del suelo en el que están plantadas las cepas. Un vino perfecto para aperitivo, para foie y quesos azules.

 

No se recuerda una añada más adelantada que 2017, cuando la Sauvignon Blanc se recogió el día 16 de agosto. La uva procede, principalmente, de una parcela ubicada en junto al caso urbano del municipio de Rueda. Dentro de la misma parcela, se vinifican distintas zonas por separados, que son diversas entre sí en cuanto a la composición del suelo, orientación y morfología; que hay hay una zona llana y otra con suave pendiente.

 

La fermentación, como para el resto de los vinos, se desarrolla con levaduras naturales en depósitos. En el caso del Sauvignon seco, después de la fermentación alcohólica, permanece un tiempo con sus lías. Para la elaboración del dulce, la fermentación del vino se corta mediante una bajada de la temperatura del depósito, de tal forma que el azúcar resultante en el mismo es completamente natural, procedente del mosto de la uva.

 

Menade Sauvignon es un vino muy apreciado sobre todo fuera de España por su diferenciación y personalidad con respecto a otros elaborados en Francia o Nuevo Mundo. Dulce Menade está conquistando a los más jóvenes que comienzan a conocer el mundo de vino y buscan un vino divertido y fácil de beber.