Nuevas añadas de Clandestino, Sobrenatural y Adorado

En las próximas semanas saldrán al mercado las nuevas añadas de tres vinos de Bodegas Menade: Clandestino Tinto 2018, Sobrenatural 2015 y la segunda saca de Adorado.

 

Clandestino Tinto

 

Clandestino Tinto es un vino elaborado con Tempranillo de la zona de Toro, un vino natural, sin sulfuroso añadido, pensado para disfrutar joven, pues la expresión frutal es su mayor característica.

 

La añada 2018 se caracterizó por la ausencia de horas de calor, por una maduración larga y pausada de las bayas, pero en la que no hubo problemas fúngicos. Debido al tiempo, la vendimia fue algo más tardía que en cosechas anteriores, a finales de septiembre. La fermentación alcohólica, al igual que el resto de los vinos de la bodega, se desarrolla de forma espontánea y la maceración pelicular duró unos cuatro días, más de lo habitual.

 

El resultado de Clandestino Tinto 2018 es un vino muy fresco, en el que sobresalen los aromas primarios, a bayas de fruta roja, con recuerdos a caramelo. Un vino muy fácil de beber, perfecto para cualquier ocasión, sin más pretensiones que hacer disfrutar, un vino para tomar fresco.

 

Sobrenatural 2015

 

Tras unos 30 meses de crianza en barricas grandes de roble francés usadas y unos seis meses de reposo en botella, próximamente estará en el mercado Sobrenatural 2015.

 

Aunque esta cosecha se asemeja algo a su predecesora, 2014 fue más opulenta, mientras que en 2015 encontramos más fineza y elegancia. De este vino nos siguen conquistando sus finos aromas a hinojo (típicos de la variedad Verdeja), que se me mezclan con recuerdos melosos debido a su estancia con lías en barrica. En boca sorprenden los toques salinos, su volumen y elegancia.

 

Adorado

 

Después de la vendimia 2018, se ha reactivado en Menade el sistema de criaderas y soleras en la bodega subterránea del siglo XIX ubicada en La Seca, que parte de una solera datada en 1967.

El objetivo es continuar con la tradición de la zona de Rueda de elaborar vinos con crianza biológica y oxidativa.

 

Se añadió en torno a un 1 – 2% de Verdejo y Palomino Fino con el fin de realizar una nueva saca en primavera, antes de que aparezca de nuevo el velo de flor. Para que esto ocurra, las levaduras necesitan ácido málico, que precisamente es aportado por el vino joven.